martes, 13 de enero de 2015

A nadie - Capítulo 01

Alessandro mantenía la cabeza gacha cada que Lucía exponía frente al salón. Como el día de hoy.

Odiaba sentirse así. No le gustaba sentirse intimidado, y menos por una chica. Y más si esa chica es Lucía.

Mientras ella daba su punto de vista de los cortes de tela, Alessandro pensaba cuando la tuvo en su cuarto.
De eso ya había pasado 5 meses. 5 meses de amistad y solo amistad.
Y le gustaba esa amistad.

Había considerado ser su amigo apenas la conoció. Pero adoraba su manera de andar, su sonrisa franca y su cabello rebelde, que ella insistente,trataba de controlar. Y eso había provocado en él una sensacion que no le gustó nada. Así que decidió ir de frente al asunto. Jugar un rato con ella.

Y funcionó. Cuando la tuvo en la cama del hospital en la casa del terror ese fin de semana, había logrado someterla, que era lo que quería.

Luego se armó toda la bronca. Fernanda lo mandó al demonio un millón de veces y a él no le interesaba.
Estaba concentrado en como ella trataba de calmar a su ex, Javier, Cuando de repente él la abrazó. Y eso le molestó.

Después de eso, las cosas se complicaron más, Fernanda lo tenía controlado todo el tiempo,pero aun así tuvo tiempo para estar a solas con Lucía unas veces más.

Le molestó  mucho que ella se haya entregado a Javier.

Después se disculpó.  Era la única forma para estar cerca de ella. Y funcionó de nuevo.

Luego Fernanda y Javier los engañaron a ambos. Lo irónico, es que ellos los engañaron primero.

Alzó la vista y vio a Lucía mover sus labios suavemente, y separarlos delicadamente cuando escuchaba atenta al profesor. Bajó la cabeza y pasó su mano por su cabello.

    -¿crees que pude decir más cosas? - Lucía se sentaba al lado de él; llegando el aroma dulce de su perfume .
    -mmm - frotó su barbilla para parecer intelectual, disfrutando el olor- estuviste bien para mi. Ni más ni menos.

Ella sonrió y mantuvo las manos en sus piernas, calmando la adrenalina que se concentraba en sus piernas después de que exponía.

Luego de las clases, ambos iban al departamento. Ahora era de los dos. Fernanda había decidido no volver. Había vuelto con Lucas y Alessandro se quedó sin lugar. Y Lucía lo alojó.

Pero era una tortura.

Lucía andaba en bóxer casi todo el tiempo. El sabía que ella confiaba en él. Necesitaba un amigo, alguien en quien podía contar sin complicarse la vida.
Y él no iba a arruinarlo por cuestión de hormonas.

Decidió no salir  con nadie y disfrutar el máximo del tiempo con Lucía.

    -hoy me llamó Javier - Alessandro la miró.
    -¿Qué te dijo? -preguntó él.

    -me dijo que Miranda había vuelto a Londres y que necesitaba verme.- masticó una carne - le he dicho que no quiero verlo.

Alessandro asintió.  La última vez que hablaron de él, Lucía le hizo jurar que no hablarían de él. 

Mientras Alessandro lavaba los servicios, ella se había puesto a ver tele. Era jueves y el día siguiente era su último día de clases. Y sólo era una entrega de trabajo. ambos lo tenían listo.

Se sentó junto a ella mientras le robaba el control. Ella refunfuñó y comenzó a revisar su celular.

Él la miró de reojo cuando ella se estiraba y amarraba su cabello en una cola alta.

    -estoy aburrida.-dijo, mientras el cambiaba de canal rápidamente.

    -ya encontraré algo para ver - Alessandro se concentró en la tele mientras veía pasar las imágenes.

    -deberíamos hacer algo. . Nosotros dos -escuchó que le decía, y nuevamente los canales se repetían.
    -¿como Qué? - Alessandro veía los canales más lento.

    -no se...De repente amarrarme a la cama sea algo divertido para ambos.-mientras acariciaba su espalda.